carpa transparente

La importancia de contratar un buen servicio

Cuando nos enfrentamos a la necesidad de contratar los servicios de alquiler de una carpa, independientemente de su uso, son varios los condicionantes que ponemos sobre la mesa:

  1. Presupuesto: Es con diferencia lo primero que entra por los ojos a la hora de solicitar una oferta.
  2. Producto: Imprescindible saber lo que estamos adquiriendo. El caso de las carpas o jaimas es especialmente delicado, ya que estamos ante un producto de tamaño considerable, cuyo uso va a estar siempre ligado a la cubrición de un espacio transitable por personas. La calidad de los materiales, estructura, anclajes, lona debe ser siempre un elemento a considerar para la contratación de una carpa.
  3. Rapidez: No siempre se realiza el alquiler de una carpa con tiempo de antelación, en ocasiones se necesita para ya, es decir, hoy, y no todas las empresas pueden sostener ese tipo de servicio.
  4. Servicio: Este punto es crucial y en él nos vamos a detener debido a su importancia.

Por qué es tan importante contratar un buen servicio de alquiler de carpas

Es frecuente a la hora de contratar un servicio de alquiler de carpas anteponer lo económico a la calidad del servicio, cuando en realidad debería ser al revés. Cuando obtenemos un precio de alquiler de una carpa excesivamente bajo, corremos el riesgo de recibir un producto de baja calidad o un servicio de baja calidad, pero ¿A qué hacemos referencia con un servicio de buena calidad? Hacemos referencia a  anteponer la necesidad del cliente a cualquier otra cosa, es decir, si el cliente necesita una carpa para x día a x hora, un buen servicio es garantía de no dejar tirado al cliente jamás. Si una carpa sufre determinados daños a causa de un accidente o de un temporal, un buen servicio garantiza que esa carpa será reparada o reemplazada en el momento en que se precisa, independientemente del tema de los seguros.

Un buen servicio siempre es una garantía de seguridad para el cliente, ya que otorga la tranquilidad de saber que hay una empresa detrás que va a responder a sus necesidades cuando sea preciso. Un mal servicio en cambio, una vez efectuada la operación económica, ya dejas de ser prioridad, pasando a un segundo plano, justo al contrario que ocurre con un servicio de buena calidad. Normalmente un mal servicio suele llevar consigo un precio relativamente bajo, por lo que suele ser muy tentador, incluso dependiendo del uso podría ser hasta recomendable.

En resumidas cuentas, hagamos una profunda reflexión ¿Un buen servicio es caro o barato?

 

Related Posts
blog de eventos y carpas

Leave Your Comment

Your Comment*

Your Name*
Your Webpage